miércoles, 23 de enero de 2008

Ha muerto el Joker


Efectivamente, hoy nos hemos levantado conociendo la muerte del joven actor Heath Ledger. Ha sido acabar de rodar The Dark Knight, ponerse nuevamente a rodar a las órdenes de Terry Gilliam, e irse para el otro barrio. Los productores de la esperadísima secuela del Caballero Oscuro no saben qué hacer, ya que consideran que este suceso es, desde luego, publicidad no deseada, pero no saben hasta qué punto indeseable. Al parecer, el presunto suicidio por sobredosis de Ledger podría atraer todavía a más gente a las salas de cine para ver el film, que ha comenzado a alimentarse de su propia leyenda negra (no olvidemos que no es la primera muerte en torno a la película, ya murió un especialista rodando escenas relacionadas con el batmóbil), pero también se comenta que este trágico suceso puede desvirtuar toda la película. ¿Por qué? Porque, según algunos medios estadounidenses va a ser muy difícil ver la película sin tener en mente que las ya de por sí negras ironías del Joker se han vuelto negrísimas, como si todo el metraje fuera una especie de premonición siniestra del destino de Joker/Heath Ledger. Reconozcamos que el Joker no es un papel sencillo, es de hecho uno de los personajes más psicológicamente retorcidos que nos ha dado el maridaje cine-cómic. Ahora el ya célebre "Why so serious?" que ha precedido a The Dark Knight como parte de su extensa campaña de marketing sí que se ha vuelto una frase realmente sombría, y no digamos ya todas esas webs virales que nos acababan dando el siguiente mensaje firmado por el Joker:

"The only sensible way to live in this world is without rules"

Vamos a ver, obviamente no hay que buscarle cinco pies al gato, aunque pueda ser tentador. Tiene un evidente morbo figurarnos que interpretar un papel tan psicológicamente complejo y demente como el Joker ha llevado a este chico tan aparentemente sanote a autodestruirse, pero no nos engañemos por muchos ríos de tinta que vayan a correr desde aquí hasta el estreno, y todavía más lejos. Una película es sólo una película, y el marketing es sólo marketing, y no creo que en este caso haya que mirar mucho más allá de la propia pantalla del cine. Así que desde aquí, aunque lamentemos la pérdida, seguiremos esperando el estreno de la segunda parte de Batman Begins sin ponernos a especular sobre oscuras profecías mentales autocumplidas.

Hay razones de sobra para aguardar pacientes el estreno de The Dark Knight. En los últimos años se ha producido una sobreexplotación de películas de superhéroes provenientes del nutrido catálogo de Marvel y DC. Spiderman 1,2 y 3, X-Men 1, 2 y 3, los 4 fantásticos 1 y 2, Hulk, Superman Returns, Daredevil, Catwoman, el Motorista Fantasma, Electra... y supongo que me dejo alguno. Reconozco que de todas las mencionadas sólo he visto dos (las primeras de Spiderman y X-Men), pero por lo que me han dicho no me he perdido nada, y en algún caso hasta he debido ganar. Sin embargo, Batman Begins fue la excepción, la gran alegría. Un peliculón, y el dignísimo resurgir de uno de mis héroes favoritos. El director Christopher Nolan ha demostrado ser un realizador más que solvente, y no hay motivos que nos lleven a pensar que The Dark Knight vaya a ser un fiasco.

2 comentarios:

Devin Town dijo...

No quiero entrar en el morbo, pero la verdad es que el caso se las trae. Como bien has descrito el Joker es un personaje “curioso”. Que este haya sido su ultimo papel... imagino que la productora sabrá cómo aprovecharse de esto, por muy tétrico que sea, así son las cosas.
¿Estamos ante el nacimiento de una leyenda? ¿Un nuevo Brandon Lee? (Por cierto el personaje de Brandon Lee en el cuervo se parece bastante al Joker de esta nueva peli de Batman jejeje).Ya sabes, cuando se quiere se puede sacar cualquier cosa, venga al caso o no.

P.D. Que ganas tengo de que se estrene esta película, Batman era un héroe que no me motivaba mucho, pero desde la última película….las cosas han cambiado.

Julián dijo...

Que vuelva el Club de los noblogs.