martes, 22 de enero de 2008

Himnos

La cosa va de himnos, más concretamente de la ausencia de letra en los himnos. Parece ser que hace poco alguien se dió cuenta de que el himno oficial de España carecía de letra oficial, pese a las múltiples letras no oficiales que lo circundaban, desde la de los "yunques y los carros" del señor Pemán, hasta la del culo blanco del generalísimo, pasando por la versión fonética del "chunda, chuuunda, tachunda...". De esta forma surgió la idea de ponerle una letra oficial para ser como el resto de países a la hora de abordar un partido de fútbol (porque de eso se trata, no nos engañemos). Hace pocos días, como ya nos advirtió Devin Town, saltó la noticia y se filtró la letra escogida, aunque ahora todo el proceso se ha quedado paralizado ante el rechazo general a las estrofas del señor Cubero, quien está bastante cabreado y con razón, ya que al fin y al cabo el hombre puso su buena voluntad (aunque desafortunada) para paticipar en el concurso y lo ganó, y sólo se ha encontrado con reproches y críticas que deberían haber ido dirigidas no a él sino al jurado y a toda la idea en general de ponerle letra al himno.

Pero lo cierto es que yo no he conocido ninguna letra para ningún himno de los tres himnos oficiales a los que me adscribe mi condición ciudadana (independientemente de que yo quiera adscribirme o no). Hagamos un repaso por estos himnos, desde el más cercano administrativamente hablando hasta el más "elevado".

Empezamos por el himno oficial de la Comunidad Autónoma Vasca, el no muy conocido Eusko Abendaren Ereserkia. No es muy conocido principalmente porque, tal y como somos en este pequeño país, a la hora de aprobarlo nadie se puso de acuerdo. PNV y CDS querían este, el "Ereserki", los unos por lo sabiniano y los otros por lo catolicorro, supongo. El Ereserki en realidad es la música que acompaña a la catolicísima letra "Gora Ta Gora" compuesta por Sabino Arana, y que hoy en día sigue siendo el himno del PNV. Este Ereserki, sin la letra, durante la Segunda República ya fue adoptado por el gobierno vasco como himno. Por otra parte, volviendo a tiempos más cercanos, frente al Ereserki la "izquierda abertzale" proponía el "Eusko Gudariak", y el resto de formaciones, PSE, AP, y Euzkadiko Ezkerra proponían el "Gernikako Arbola". Total, que al final salió el Ererserki como himno oficial, sólo la música, sin la letra. La verdad es que hacía mucho que no lo escuchaba, al menos entero. Lo recordaba de aquellos tiempos a finales de los ochenta en los que sonaba al cierre de emisión de la ETB, acompañado de imágenes de verdes montes. Hay que reconocer que se trata de un himno solemne, a uno le vienen a la cabeza imágenes de nobles y píos caxeros de porte altivo, espíritu trabajador y mano callosa, hermosos, sencillos y serios caseríos , un edén intemporal de clima frío y purificador, sustentado sobre la eternidad del Roble y la Piedra, un lugar de montaña inmanente y mar bravo, en donde el pecado no encuentra lugar, y que termina con una majestuosa puesta de sol sobre el sagrado Árbol de Gernika, que parece inflamarse cual zarza del Sinaí, dibujando el rostro de Dios y el de Sabino Arana. Sí, este es el himno iletrado del País Vasco.



Pasemos con el himno del Reino de España. Se trata de la Marcha Real, también conocida como Marcha Granadera. Aunque el origen no es muy claro, parece que se trata de una composición prusiana, regalo del Rey Sargento a los borbones hispánicos. Sin embargo, para alivio de aquellos a los que les gustaría que su himno no fuera "extranjero" sino autóctono, existen investigaciones que sitúan el orígen de la melodía ni más ni menos que en la Taifa de Saraqusta (Zaragoza), en una partitura compuesta por el filósofo Avempace a finales del siglo XI. Aquí la podéis escuchar, lo cierto es que tiene similitudes bastante evidentes. Yo, si de mí dependiera, la ponía ya de Himno de España en lugar del actual, mola muchísimo más, y así sí que dejaríamos al mundo alucinado, pero bueno, no es ese el tema que nos ocupa. El caso es que el Himno Oficial, más que a eventos deportivos, a los que soy poco aficionado, lo asocio directamente al Borbón con traje militar y cuadrado ante la enseña y la tropa. Es un himno un poco recargado, bastante pesadote, en el que definitivamente a la sección metálica de la orquesta se le ha ido la mano. Indefectiblemente, más que a castizos paisajes ibéricos esta melodía, interpretada bajo la forma oficial recogida en la Constitución, remite a tapizados de salón regio, medallitas rojigualdas tintinenado, hombreras, barbillas al cielo y mucho color caqui. Mucha parafenalia en la forma que parece intentar tapar falta de contenido. Creo que intentar ponerle letra sería sólo aumentar la forma, no el fondo. Hay que decir que tampoco es que sea de los peores, por lo menos no es muy complicado y se queda fácil en la memoria, pero donde esté el himno de Riego... Bueno, tal vez sea un refugio de irredentos y nostálgicos, pero por lo menos era más animado.



Y por último, llega el más excelso de todos, el Himno Oficial de la Unión Europea, también sin letra oficial, aunque frecuentemente suele ir acompañada de coros germánicos. Es el cuarto movimiento de la Novena de Beethoven, basado en la Oda a la Alegría de Schiller. Es sin duda el mejor de los tres himnos, obviamente. El más inspirador, el más vivificante, el más optimista... Uno lo escucha y casi puede llegar a pensar que el ser humano tiene arreglo. Evoca una sucesión rápida de imágenes: amaneceres, campos floreciendo, cabellos al viento, progreso, sonrisas, juventud, miradas al horizonte, y 27 jefes de estado meándose bechamel los unos sobre los otros. Es la luminosa Europa en todo su esplendor. Cuanto más bello es un himno, más hipócrita suena ante la tozuda realidad, esa es su función. De esta forma, el himno de Europa es sin duda el himno más hipócrita de la Historia. Disfrutadlo.


2 comentarios:

Julián dijo...

Personálmente lo veo como tú, Holden, el himno oficial de españa no recuerda a paisajes ni nada, sólo a la monarquía en su salón. Del ereserki no tenía ni idea, asíq ue tendrás razón en que no es muy conocido. No es así con el eusko gudariak, que si lo he oido. El himno de Riego me recuerda a una visión de los cuadros de Goya bajo un punto de vista optimista, y el himno a la alegría bueno... no me va mucho, soy raro.
A lo que iba, si me preguntaran y tuviera que mojarme, propondría ya como himno de españa al pasodoble ''Suspiros de España''. Tengo que admitir que no es idea original mia, ya que esta ficticia propuesta la ví en la tele en no sé qué programa, y por un avez estuve de acuerdo con ella, con la tele jeje. Bromas aparte,quizás a alguno le suene rancio, pero a los que lo han oído de siempre doy fe que les hace soltar una lagrimilla, independientemente de considerarlo de aquí o no. Y bueno, lo de considerarlo de aquí es porque figura de pieza central obligada en todas las orquestas de las fiestas de los pueblos. Esta no es de la monarquía ni del salón, para mi. ¿y qué mejor que buscar un himno adecuado e hipócrita que coger uno que llegue al corazón de la gente, un himno de toda la vida.... y encima teniendo en cuenta que el pasodoble, al igual que la jota y mas estilos son propios unicamnete de aquí. ¿Cómo la veis?

Julián dijo...

Abuso ya de ti Holden, te violo vilmente en un pútrido callejón. Esto no es hacer propaganda a mi blog, lo pongo tras escribir un post (gracias a mi violación virtual, entiéndase, a Holden) en mi blog para aclarar lo que le he escrito al señor Holden. Que no lo he aclarado bien. Eso es:

http://exegesistomista.blogspot.com/2008/01/ole-las-mujeres-guapas.html